Hot Stamping

El termograbado, también conocido como hot stamping o estampación en caliente, es un método que consiste en colocar una fina lámina sobre una impresión para proporcionar un acabado diferente al que pueden ofrecer las tintas directas.

La lámina tiene la ventaja de cubrir totalmente el sustrato, lo que es imposible de hacer con la impresión con tinta.

Las tintas metálicas no pueden igualar el brillo de las láminas metalizadas.

Las películas de transferencia térmica, a veces conocidas como láminas, están disponibles en una gama de colores y texturas, como brillante, mate, metálico, nacarado, iridiscente y transparente.

Existen equipos y maquinarias especializadas para transferir la película mediante un sello metálico que utiliza el calor y la presión para producir una imagen con un acabado plano o mejorado. Este método no debe utilizarse sobre material impreso previamente barnizado, ya que dañará la adherencia de la película. Para obtener la mejor mezcla de papel y lámina, elija el papel adecuado.

Los papeles con textura pueden requerir un poco más de presión para que la película se adhiera completamente en los relieves del papel; esta presión puede ser visible en el reverso. 

Se aconseja estar presente el día de la impresión para garantizar un resultado satisfactorio con este método.